fbpx

Por qué regalar juguetes ecológicos

por qué comprar juguetes ecológicos

Juguetes ecológicos, naturaleza y libertad. ¿Te sugieren algo estas palabras? A nosotros sí. Y es que tenemos una pasión: el amor por la infancia. Pero también poseemos otros valores que son el pilar de nuestra filosofía. La ecología es uno de ellos.

Saberla transmitir a los niños es una tarea que va más allá de la teoría. Para que sea un aprendizaje significativo deben empaparse de ello a través del ejemplo, en nuestros hábitos, en nuestro estilo de vida… Debería darse prioridad al aprendizaje a través del juego. Todos deberíamos crecer rodeados de juguetes ecológicos, naturaleza y libertad.

*Imagen principal procedente de woodenstory.pl

Juguetes ecológicos: ventajas.

Tener juguetes ecológicos al alcance de los más pequeños conlleva una serie de ventajas que influirán directamente en el Planeta Tierra. Pero su efecto no será exclusivo para la naturaleza, sino que los propios niños se verán beneficiados. Vamos a ver por qué.

Los juguetes ecológicos enseñan a los más pequeños a ser respetuosos con el medio ambiente.

¿Hay algún aprendizaje más significativo que la propia experiencia? Seguramente solo es comparable al ejemplo que dan las personas más importantes durante la infancia: mamá, papá, maestras, abuelos…

Los niños que juegan con este tipo de juguetes contribuyen a cuidar el planeta ahorrando energía y previniendo la acumulación de residuos tóxicos. Porque suelen ser piezas que se prestan a la manipulación de los peques, que gozan de la magia de lo sencillo.

Y lo bueno de lo sencillo es que es más duradero. La calidad de sus piezas hacen que puedan pasar de generación en generación. Pero no solo eso, sino que el mismo juguete acompaña cada etapa porque los propios niños se plantean nuevos retos con ellos.

 

Imagina, por ejemplo, las distintas formas de jugar con bloques de construcción: apilar, construir, clasificar por formas, clasificar por colores, guardar y sacar… Las opciones son tantas como intereses de los niños en cada etapa. Seguro que conoces algún niño o niña que vaya a todas partes con su muñeca de trapo o doudou. Conservarán toda la vida ese vínculo especial.

Además, en Estímulos Maternales también trabajamos con marcas comprometidas con los procesos de fabricación. Este es el caso de Plan Toys, que trabaja con madera de árboles de caucho de tal forma que no se desperdicia ninguna parte de estos. De tal forma que no genera ningún residuo.

Así, las piezas más robustas (como la tabla curva) son construidas con la base del tronco y otros con una resina derivada del triturado de las demás partes del árbol. Utilizan tintes vegetales sin tóxicos. Y la guinda del pastel: sus trabajadores son respetados y valorados.

Los juguetes naturales son respetuosos con la salud de los niños

Estamos expuestos a cantidad de químicos, de residuos con los que entramos en contacto sin a penas ser conscientes de ello. Cosméticos, productos de limpieza en el hogar… Con un poquito de información podemos evitarle a los niños un excesivo contacto.

Igual que nuestra forma de crianza influye en la salud mental o que la alimentación influye en el organismo, los tres primeros años de vida pueden ser decisivos para garantizar personas saludables. Los bebés manipulan y descubren con el tacto pero sobre todo con la boca. Entonces, ¡podemos sustituir esos materiales producidos sin control con derivados del petróleo por juguetes naturales de madera, caucho o bambú!

Así nos garantizamos materiales libres de sustancias tóxicas como el BPA (Bisfenol A), un químico nocivo para la salud que se usa para endurecer el plástico.

Ayudan a desarrollar la imaginación de los niños

Tal y como comentaba antes, el hecho de que el material crezca con el niño favorece la capacidad de resolución de problemas y el pensamiento crítico. El material de juego no estructurado o juego libre es especial para esto.

Por ejemplo, el arco iris Waldorf  es especialmente interesante por esto. A su belleza, se une el valor de ser un juguete de madera artesanal y la versatilidad de sus formas. Se puede apilar, crear formas, utilizar como material para el juego simbólico, clasificar e incluso decorar.

 

 

Es evidente que por sus características estimula los sentidos. La vista a través de sus bellos colores procedentes de tintes naturales. El olfato mediante ese olor a madera de alta calidad. Su suavidad es un goce para el tacto. Y el sonido de la madera al golpear es agradable.

Además, siempre nos olvidamos de un sexto sentido: la propiocepción o capacidad de situarnos a nosotros mismos en relación con el entorno, que también se afina con este tipo de material.

Lógicamente, la imaginación y la creatividad se ven favorecidas. Así como la empatía y el lenguaje.

Construir tus propios juguetes ecológicos de madera y otros materiales naturales fomenta la cooperación

Y si hablamos de imaginación, no podemos olvidarnos de la que se desarrolla cuando fabricamos nuestros propios juguetes ecológicos.

Una de las bases de la ecología es la reutilización. Crear juguetes con materiales que tenemos por casa, por ejemplo es un buen ejercicio que fomenta la creatividad y el trabajo en equipo. La idea es pasar tiempo de calidad con los niños involucrándoles en un proyecto con alma con el que además podrán jugar una vez finalizado.

¿Te imaginas una Mud Kitchen o Cocinita de exterior en tu terraza o jardín?

Puedes realizarla con palets, un banco que ya no uses, cajas de frutas, troncos de árboles que ya estén talados, estantes, la típica mesa lack de Ikea que ya estás harta de cambiar de rincón en rincón…

Como comida puedes utilizar materiales naturales si tienes la fortuna de vivir cerca de la naturaleza o aprovechar las excursiones familiares para recolectarlos. Pueden ser conchas, palitos, piñas, o incluso podéis pintar piedras  en familia simulando alimentos.

Estos elementos de la naturaleza pueden mezclarse con utensilios de cocina realizados de manera sostenible como hace Plan Toys, marca de la que ya hemos hablado, o Green Toys cuyos juguetes están fabricados totalmente con plástico reciclado.

La cajas de cartón también son materiales muy versátiles para dar rienda suelta a la imaginación. Casas, ciudades, casitas de muñecas, cohetes, coches, material didáctico… ¡Lo que se te ocurra! Puedes inspirarte en este post en el que muestran 22 juguetes realizados con cajas de cartón.

Los columpios también son un clásico que siempre triunfa. Con neumáticos, palets o sillas de madera que ya no uses puedes crear el tuyo.

Ya puedes ver que las posibilidades son infinitas. Seguro que tienes en casa materiales esperando a ser convertidos en el juguete perfecto.

Juguetes ecológicos para bebés

Regalar no es tarea fácil, y parece que se complica cuando queremos comprar juguetes ecológicos para bebés específicamente. En estos casos es importante conocer las etapas evolutivas por las que irá atravesando.

Al nacer, los bebés despiertan a un mundo nuevo y desconocido para ellos. Por eso los sentidos durante su primer año de vida son imprescindibles y conviene mantener a su alcance objetos que los estimulen. Objetos bellos, de materias primas de calidad, inocuos si los llevan a la boca…

Tras su nacimiento hay un juguete estrella con el que podemos observar sus primeras interacciones: el móvil. Puedes hacerlo tú misma. De hecho, puedes preparar varios porque a medida que pasan las semanas cambiarán sus preferencias. Para esto, la filosofía Montessori propone distintos modelos que le acompañarán durante su crecimiento: Munari, octaedros, Gobi, bailarines, táctiles, de elementos naturales. Marta, de Pequefelicidad, tiene un post con todos estos móviles Montessori.

Asimismo, a medida que transcurre el tiempo, los bebés utilizan la boca para explorar a su alrededor. Nacen con un profundo instinto de succión, no es extraño entonces que su boca esté preparada para transmitirle información muy valiosa. Pero la boca es también un órgano que da acceso al interior del organismo. Con toda esta información ya sabemos que es importante facilitarles juguetes ecológicos para bebés tales como mordedores de caucho o bambú.

juguetes ecológicos para bebé

Imagen procedente de Creciendo con Montessori

 

Este instinto tardará en desaparecer porque al descubrimiento de su entorno le seguirá la salida de los dientes, que puede durar hasta bien entrados los dos años. Y además se le irá incorporando el interés por manipular con las manos.

Otros juegos infalibles para bebés son Identificar sonidos y aprender relaciones causa-efecto. Para esta etapa el bebé ya se mantiene sentado y comienza a desplazarse por sí mismo reptando, girándose… Su coordinación se va afinando y les encanta saberse capaces de prever sucesos.

Cuando su nivel de autonomía le permite caminar se puede decir que se abre un universo de posibilidades. Los juguetes ecológicos de madera son buenas opciones para regalar si te encuentras en esta situación. Por ejemplo los correpasillos que les permiten recorrer su entorno o los carritos de mimbre les ayudan en sus primeros pasos. Y después se convierten en sus aliados para transportar otros juguetes por toda la casa.

También cuando caminan muestran interés en juguetes de madera con ruedas y en arrastres. Ambos son estímulos que les suponen retos de control del equilibrio y observación de las relaciones causa efecto. Es decir: “Si tiro de la cuerda el caracol se desplazará”; o “si empujo el arrastre las bolas de madera de la rueda producirán un sonido especial”.

juguetes madera niños

Mesa de actividades de madera Janod

 

En esta misma etapa, en la que ya se mantienen de pie, les encanta pasar tiempo apoyados en mesitas de su altura. Ofrecerles actividades que les resulten estimulantes y entretenidas. Jugar implica superar retos apropiados a sus características y preferencias.

Otro gran hito que se produce durante la etapa de bebés y que deberías tener en cuenta si estás pensando en regalar un juguete ecológico es la aparición del autoconcepto. Es el momento en el que son capaces de reconocerse como un ser distinto a mamá.

¿Quieres saber si tu bebé ya se reconoce a sí mismo? Píntale la nariz con pintalabios y ponle delante del espejo. Si se toca la nariz es que ya tiene la noción de sí mismo/a.

juguetes ecológicos para bebés

Imagen procedente de Innser Sidney Montessori School

 

Para ayudar en esta etapa es muy positivo que el bebé tenga espejos seguros cerca. Bien en forma de sonajero, de juguete o un gran espejo situado horizontalmente en el suelo a su altura como propone la pedagogía Montessori. Algunos expertos incluso proponen realizar el cambio de pañal frente a un espejo cuando entre el primer y segundo año de vida los niños intentan escapar o dificultan la tarea. Se interpreta como un avance en su autonomía que se solucionaría haciéndole participe en la tarea.

Estas son algunas de las recomendaciones sobre qué les interesa a los bebés. No obstante cada niño/a es especial y diferente. Lo más adecuado es observar detenidamente qué le atrae a cada cual. Puede que a tu bebé mayor le interesen alguno de los juguetes eco para niños que veremos en el siguiente apartado.

Juguetes ecológicos para niños

Si hay una etapa duradera para los niños y que incluso tiende a solaparse con otras es la del juego simbólico. Es decir, los niños muestran interés por las actividades de la vida real y les encantan imitar a los adultos. Es una oportunidad genial para enseñarles hábitos de higiene, introducirles en la cocina, enseñarles a realizar tareas del hogar… En definitiva, si sabemos respetarles y fomentarles les favoreceremos en su autonomía.

El juego simbólico se puede ofrecer de distintas formas. Bien ofreciéndoles juguetes ecológicos que imitan objetos: como un set de té, un tendedero para la ropa, un camión de bomberos o una cocina de madera. Bien dejando a su alcance material no estructurado que es aquel que no tiene una forma determinada pero que su imaginación les permite darle infinitos usos. Los juguetes de madera son un buen ejemplo, como el arcoíris Waldorf, que podría servirles de teléfono, de barco o de cuna.

 

A este interés tan marcado por conocer cómo se mueve el mundo a su alrededor, irremediablemente va unida una mejora de la motricidad fina. Por eso, presentarles retos adecuados a su habilidad para que la practiquen es un acierto seguro. ¿Quieres saber cómo?

Puedes usar materiales que tengas en casa: colocar tapones en envases de huevos, ensartar macarrones en pajitas, colocar gomitas del pelo alrededor del tubo del papel higiénico… o también puedes usar la naturaleza para crear tus propios juguetes naturales: clasificar piedras por tamaño o color en distintas cestas, introducir piedras dentro de una cajita o bote con orificios de distintos tamaños… También existen juguetes específicos como cuentas para ensartar dentro de un hilo con un palito de madera en el extremo, pinzas para aprender a clasificarjuegos de equilibrio en los que colocar las piezas sin que caigan las demás.

 

Con estas actividades y otras más creativas, los niños verán satisfechas su necesidad de mejorar la coordinación mano-ojo. Asimismo, todo lo que tenga que ver con la expresión de la imaginación y la manipulación suele ser bien recibido. Crear, pintar, moldear, recortar o coser. Hacer telar, dibujar, pintar con las manos o colorear. Pegar, punzar, enlazar o rascar.

Pero no te olvides que el mejor juego para ellos es aquel en el que sus papás están involucrados. Siéntate a su lado, muéstrale, déjale equivocarse y pasadlo bien. Pero también ten en cuenta que su capacidad para mantener la atención es más limitada que la nuestra. Por eso se cansan pronto y quieren pasar a otra actividad. Tener un carrito con las pinturas de dedo ecológica, papel, plastilina orgánica, utensilios para modelar, pinceles, sellos… en un lugar accesible les facilitará que tomen la iniciativa.

Conforme vayan creciendo, los puzzles y juegos de construcción serán también bien recibidos. ¿Imaginas aprender las regiones del mundo mientras juegas con un puzzle magnético en forma de mapamundi?

juguetes ecológicos para niños

Imagen procedente de Creciendo con Montessori

 

Nos hemos centrado en la motricidad fina. Sin embargo, la gruesa sigue siendo fundamental. Salir a jugar al aire libre es sinónimo de salud, es la oportunidad de que aprendan de manera espontánea. Los niños deben correr.

Saltar y oxigenarse en ambientes naturales contribuye a que crezcan sanos. Ningún niño debería crecer sin bicicletas, columpios o deportes. Todos deberían tener acceso a tierra mojada, arena, hojas secas, charcos, piedras, árboles, flores…

Después de todo se dice por ahí que:

La infancia es un estado mental que termina el día en que un charco es percibido como un obstáculo en lugar de como una oportunidad.

Juguetes ecológicos de madera

Hemos hablado de juguetes ecológicos para niños, para bebés y todas las ventajas para el medio ambiente. Pero hay ciertos juguetes que son atemporales por su versatilidad. Gustan a niños y a mayores. Y es que tienen una característica especial: son de madera.

Los juguetes de madera tienen algo de magia, un poco de nostalgia y mucho encanto. Hace recordar a esos juguetes que teníamos de pequeños y que, bien guardados, seguro que han llegado prácticamente intactos a la actualidad. Son juegos que siempre despiertan interés, con los que se puede jugar a cualquier edad como un palo de lluvia o un árbol musical.

 

Y que se conserven tan bien hacen precisamente que sean más seguros para el juego, puesto que no suelen contener pequeñas piezas. Además, quienes trabajan la madera suelen profesar un enorme respeto por el medio ambiente y aprovechan cada pieza para que se deseche lo menos posible.

Las pinturas y tintes que se suelen utilizar para dar color a los juguetes de madera también suelen ser libres de tóxicos.

La madera, tal y como comentábamos, estimula los sentidos a través de sus olor, textura, colores… Pero además, para las familias amantes de la decoración son piezas bonitas, muchas de ellas de colores neutros que no rompen con el estilo de la casa. Aunque lo más importante es que de alguna manera atrae a los niños.

juguetes ecológicos niños

Es posible que la forma en que esté trabajada la madera, sus líneas cortadas y lijadas con precisión, capten su atención al principio. Y que una vez manipulan esos juguetes de madera artesanales se enamoren de su versatilidad.

Para finalizar, te lanzo una reflexión: ¿Qué prefieres que recuerde tu hijo/a de mayor: el tacto de la madera o el de la pantalla? Sin duda las nuevas tecnologías tienen muchísimas ventajas pero siempre con límites y sabiendo que podemos contar con muchas otras alternativas para compensar.

Por eso, esta Navidad, cuando hagas tu lista ya tienes cientos de razones por las que comprar juguetes ecológicos, de madera y usar recursos naturales. Asimismo esperamos que nuestras pistas sobre los intereses de los niños en las diferentes etapas de su desarrollo sean útiles para dar en el clavo.

Si quieres estar al tanto de todas nuestras novedades no olvides darte de alta en nuestra lista con súper poderes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies
0