fbpx

Cómo cuidar a la madre que cría

La maternidad no es un camino de rosas. Puede suponer una transformación espectacular pero, en la sociedad en la que vivimos, criar puede ser muy desgastante. Necesitamos del apoyo de la comunidad, ser sostenidas. Por eso, el equipo de Estímulos Maternales, nos preguntamos constantemente qué podemos hacer, ¿cómo cuidar a la madre que cría?

El periodo de exterogestación, aquel que va desde el nacimiento hasta alrededor de los 18 meses de edad del bebé, es una etapa en la que los cuidados recaen especialmente en la mamá. No tanto porque sea una obligación o un mandato, sino porque biológicamente existe esa necesidad y preferencia hacia la mamá. Después, progresivamente y en paralelo al aumento de autonomía de la criatura, esto va cambiando.

Pero, durante este tiempo en el que la madre es principal cuidadora, también necesita ser cuidada. La mamá necesita ser sostenida, necesita saberse valorada y olvidarse de todas esas responsabilidades que suelen recaer sobre nosotras: lavadoras, comidas, ser anfitrionas en las visitas, organizar la lista de la compra…

Sostener a la madre que cría: en casa

 

Las primeras semanas pueden ser agotadoras. El bebé necesita comer con muchísima frecuencia porque su sistema digestivo es superpequeñito. Pero no solo es la necesidad de alimento, es la necesidad de contención y contacto. Se ha formado en un ambiente con límites, en conexión profunda con mamá. No podemos esperar que de la noche  a la mañana se adapte a otro medio y otras rutinas. También sus ritmos del sueño son distintos a los de la persona adulta. ¿Qué ocurre si combinamos esto? El resultado es un bebé pidiendo contacto y comida cada poco tiempo a cualquier hora de la mañana, la tarde y la noche.

En casa, podemos  cuidar de esa mamá teniendo en cuenta sus necesidades. Sabremos cuáles escuchando y preguntando. Sí, tan sencillo y complicado a la vez. Sencillo porque solo requiere una escucha sincera. Complicado porque en los tiempos que corren confundimos los mandatos y los “deberías” con la realidad.

Algunas preguntas que puedes hacerle:

  • ¿Quieres recibir visitas en el hospital?
  • ¿Quieres recibir visitas en casa?
  • ¿Cuándo te viene bien que pase a verte? ¿Necesitas algo de fuera? ¿Quieres que te lleve algo?
  • ¿Cuál es tu comida preferida? Te la llevo.
  • ¿Cómo estás? ¿Qué tal están tus emociones?
  • ¿Quieres contarme tu parto?
  • ¿Necesitas dormir? Si quieres cuido de tu hijo/a mayor mientras duermes con tu bebé.
  • ¿Qué quieres que haga en casa? Paso a recoger y limpiar.
  • ¿Qué tal la lactancia? Te regalo una asesoría de lactancia.

Cuidar la lactancia materna

cuidar a la madre que cría

Amamantar es un acto natural, pero eso no significa que tengamos que saber hacerlo. Y es que, durante décadas, se ha perdido el discurso y los modelos. El aprendizaje por observación es muy importante. Pero ¿tenemos madres alrededor a las que veamos dar teta? Poquitas, e incluso se nos invita a ir al baño o a taparnos para que no se nos vea. Los partos muy intervenidos también influyen porque dificultan el establecimiento de la lactancia. En conclusión, que surgen dificultades que pueden vivirse con angustia. Por eso, el apoyo de una asesora de lactancia puede facilitarnos mucho la vida. También son útiles los talleres sobre lactancia materna y los libros, siempre fuente de información.

Desde casa, como pareja, familia o amiga/o, también puedes apoyarla evitando hacer comentarios innecesarios o contar experiencias de otras madres. Las opiniones pueden ser muy dolorosas, pueden incomodar. Debido al desconocimiento del que acabo de hablar hay cantidad de mitos que pueden hacer dudar. Y, créeme, sentirse segura de sí misma es uno de los mejores regalos que puede tener. No contribuyas a lo contrario. No juzgues. No intervengas -al no ser que sea para ofrecerle un vaso de agua ;)-.

Tampoco juzgues si su lactancia es de fórmula. Todas las decisiones son válidas. Desconoces si ha sido por elección o las complicaciones que ha podido tener, desconoces cómo se está sintiendo ella con respecto a eso.

Cuidar a la madre que cría: en la consulta de la matrona

cuidar a la madre que cría

Hace mucho tiempo que se reclama en España la atención one to one, es decir, una atención personalizada que abarque el inicio del embarazo, el parto y el posparto. Estar acompañada por una matrona que te conozca, que conozca tus fortalezas, tus miedos, tus inseguridades, tus valores; una matrona que sepa qué decisiones tomarías, que te consulte, que te mire a los ojos. Hoy por hoy, esto no es posible en España, al menos en la sanidad pública.

La cercanía y confianza con la matrona es fundamental. Cada vez son más las profesionales que dan ese acompañamiento desde la horizontalidad, desde la atención al parto normal y fisiológico, y desde la empatía. Desde ese detalle que tanto valoramos las madres que es que te pregunten: “¿Cómo estás?”.

Cuidar a la madre que cría: el aspecto emocional

cómo cuidar a la madre que críaEs cierto que hoy en día el concepto de salud incluye un todo holístico en el que no podemos entender lo fisiológico sin lo emocional, ni lo emocional sin lo fisiológico. Sin embargo, aún queda un camino por recorrer para que podamos verlo integrado en el sistema sanitario. Faltan psicólogxs en la sanidad pública, y faltan psicólogas/os perinatales en el área de obstetricia, trabajando en codo con todo con profesionales de la matronería, la obstetricia y la pediatría.

Sin embargo, cada vez hay más personas especializadas en este disciplina que pueden ayudar a avanzar a la mamá en momentos delicados, pero también en su crecimiento personal. La diversidad de casos que atiende una psicóloga perinatal abarcan el embarazo, parto, posparto y crianza, desde la vivencia de la madre pero siempre teniendo en cuenta la díada que forma junto a su bebé. Así, nos encontramos con casos de depresión u otros en los que necesitan gestionar sus emociones, que quieren aumentar su vínculo durante el embarazo, o quieren estar preparadas emocionalmente para el parto. No son pocos los casos en los que el objetivo de consulta es sanar el parto. En otros casos generan grupos de madres en los que se comparten vivencias y pueden expresarse sabiéndose entendidas, no juzgadas. Si necesitas información sobre alguna, no dudes en escribirnos. En Estímulos Maternales trabajamos con Ester López de Mamajuanabanana y Cristina Santos.

Sea cual sea el caso, la coordinación de todas/os estas/os profesionales se hacer urgente para que el sostén de las mamás sea posible.

Y tú, ¿qué añadirías a estos consejos para cuidar a la madre que cría?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies
0